Archivo mensual: junio 2010

Chemtrails: What in the World are They Spraying?

Documental: What in the World are They Spraying?

Esto es el trailer de un documental sobre chemtrails  en el que aparecen testimonios como el del historiador Edward Griffin o el de la actriz Mariel Hemingway, nieta de Ernest Hemingway y una de las estrellas de Woody Allen.

Este documental de Michael Murphy y Paul Wittenberg pretende mostrar ambas caras de la historia: la referente a aquellas personas preocupadas por el medio ambiente que están intentando llamar la atención sobre la fumigación de metales pesados en la atmósfera a través de aerosoles; y la de los científicos y geoingenieros (¿ya existe la palabra, verdad?) que dicen que para salvar el planeta (evitar el “””calentamiento global””” –> nota mental: de esto tenemos que hablar en algún momento<–) debemos rociar metales pesados en la atmósfera de esta manera, para que actúen de escudo ante las radiaciones solares.

Un dato: según registra el documental, el 20 de febrero del 2010 un comité de expertos en geoingeniería hizo pública su propuesta de lanzar a la atmósfera de todo el mundo entre 100 y 200 millones de toneladas de aluminio por metro cuadrado al año. Argumentan que, por lo menos, el coste económico es muy bajo.

Otro que pone los pelos como escarpias: las plantaciones genéticamente modificadas están preparadas para soportar el rociamiento de los chemtrails. ¿Hace falta decir que una semilla de la madre naturaleza no está preparada para combatir semejante veneno? Y una vez se haya aniquilado toda plantación natural, entonces dependeremos directamente de los amos de las plantaciones genéticamente modificadas. ¡Qué casualidad más casual!

Tercero y cierro con esto: ante la pregunta de un periodista de cómo afecta el aluminio rociado a la salud humana, el portavoz de los geoingenieros responde que sólo han empezado a investigar, que aún no se ha publicado ni realizado ninguna acción…

Si no fuera por las consecuencias mortales que puede tener para todos nosotros y para el mundo en el que vivimos, este asunto sería casi cómico.

Contribución

Se puede contribuir a apoyar la producción económica de este documental, ya sea convirtiéndose en mecenas o comprando por anticipado una copia. Más info en http://www.realityzone.com/angels.html

***

Por cierto, en la sección sobre climatología de El Periódico apareció recientemente un pequeño artículo que espero poder escanear y colgar pronto, justificando la multitud de chemtrails registrados en los cielos de Cataluña como estelas de aviones de pasajeros. El texto explica qué es un contrail (una estela normal de agua condensada) y cómo se están formando estos días sobre nuestras cabezas.

Frente a la evidencia, en algunos países admiten el uso de chemtrails y desvían los objetivos, hablando de pruebas militares o geoingeniería. En España de entrada  se negó que existiera semejante cosa, y ahora que los chemtrails se han hecho tan evidentes y se empieza a hablar de ellos nos salen con desinformación en la prensa generalista. 

Ayer, cielo post-verbena en Barcelona y alrededores: tráfico elevado, como era de esperar aprovechando la fiesta y la relajación general.

Tuerta 13

Anuncios

El Lenguaje Crepuscular – Twilight Language

El lenguaje crepuscular (del inglés Twilight Language) es una manera de comunicarse que es polisémica, con múltiple significados. Se usa para transmitir mensajes secretos en libros, artículos, películas, pinturas, nombres, etc., que solo los iniciados pueden ver. En resumen, es un sistema de comunicarse con dos o más públicos al mismo tiempo en el que la mayoría de la gente no conoce los otros significados ocultos que están siendo transmitidos.

El lenguaje crepuscular tiene sus orígenes en el hinduismo y budismo, pero también es empleado en la Cábala, la masonería y, en realidad, por cualquier otro grupo o individuos que quieran esconder sus mensajes secretos a plena vista. También se podría decir que los que se dedican al márqueting y a la publicidad usan un tipo de lenguaje crepuscular en forma de símbolos y PNL (programación neurolingüística) que se dirige directamente al subconsciente del público.

Uno de los tipos del lenguaje crepuscular es la numerología. Si cogemos los números que hay en la fecha de los ataques del once de setiembre, 9/11, en numerología se separan los números en 9, 1,1 y se los suma para conseguir once. El número once en la Cábala significa un nuevo comienzo porque los procesos de la vida se estructuran en grupos de diez, por lo tanto once es como el número uno, el nuevo principio. Curiosamente las torres gemelas se parecían a un 11. Además los números 9,1,1 tienen otro significado en los Estados Unidos, donde el 911es el número telefónico de urgencias, como lo es el 112 en España. En inglés en vez de “urgencias” se usa la palabra “emergency” . “Emergency” – que significa emergencia- contiene la palabra “emerge” – igual en español- que significa “aparecer”. “Emergency” es el acto de aparecer en un momento concreto. ¿Y qué apareció aquel día?

Quizá fuera el principio de un nuevo orden mundial. Eso lo digo porque exactamente once años antes de los ataques del once de setiembre del 2001, George Bush Senior (Papa Bush) dio su famoso discurso sobre el Nuevo Orden Mundial ¡También sucedió el once de setiembre, y esta vez en 1990! ¡Vaya casualidad! ¿Y quién estuvo detrás de los ataques del once de setiembre según fuentes oficiales? Exacto, era el malo unidimensional de la película, Osama Bin Laden. Ya hemos oído hablar mucho de él y ya estamos hartos de la repetición incesante de su nombre, pero quizá se tenga que recordar al público de vez en cuando por qué hemos estado pasando por encima de los derechos humanos y por qué estamos torturando a gente en países islámicos y haciendo la guerra a Irak, Afganistán y Pakistán.

Al inconsciente colectivo se le tiene que recordar que es por culpa de los malos como Osama Bin Laden y Saddam Hussein. Con el lenguaje crepuscular podemos recordárselo a las masas subconscientemente y superar la necesidad de tener que repetir mil veces sus nombres. Podemos tomar por ejemplo el nombre de presidente de los EEUU, Barack Hussein Obama. Sorprende a mucha gente saber que Obama no siempre ha usado este nombre. De hecho su nombre previo era Barry Soetoro. Se sabe que se lo cambió durante sus estudios en la Universidad Occidental. De todas formas, su nombre actual, Barack Hussein Obama, es posiblemente otro ejemplo de lenguaje crepuscular usado como recordatorio de los malos Saddam Hussein y Osama Bin Laden. Obviamente Hussein hace pensar en Saddam Hussein y Obama en Osama Bin Laden, pero fijaos que también tenemos el nombre del vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden:

O b a m a

                                       B i          d e n

O s a m a                    B i n L a d e n

Lo bueno del lenguaje crepuscular para los que lo usan es que se puede denegar su existencia fácilmente y marcar a los que intentan descifrarlo como paranoicos obsesivos. Y quizá en muchos casos tengan razón. En mi opinión, el truco para no volverse loco con el lenguaje crepuscular es aprender a separar los mensajes secretos de las extrañas casualidades. Yo, por ejemplo, no tengo ni idea de cómo hacer eso.

Tuerto 9