Archivo de la etiqueta: Fin de la democracia

Homo Predicibilis o Del control a través de la telefonía móvil

Ovejas predeciblesSi hay una cosa que los monstruos orwellianos del control odian es la imprevisibilidad. Las personas impredecibles les dan miedo  simplemente porque, por definición, nunca se sabe lo que van a hacer a continuación. Imagínate si estuvieras tratando de controlar a setenta millones de ellos: estarías del todo petrificado continuamente.

El deseo del Estado por conseguir la previsibilidad en sus ciudadanos es una de las razones por las que tenemos una sociedad homogeneizada. El sistema educativo -como Pink Floyd nos muestra en su película The Wall- pasa a las personas por una picadora para que salga por el otro extremo una masa mal definida. La televisión procura que la nación comparta muchos recuerdos de infancia y que crezcamos juntos mirando la misma selección limitada de noticias y opinión.

La industria de la moda en conjunción con la industria musical dirige a la gente, creando corrales de ovejas generacionales. Estamos moldeados como los hombres de pan de jengibre para reducir la diversidad de la experiencia humana y por lo tanto reducir el factor de imprevisibilidad.

Incluso la presunta contracultura es producida en masa. Como el comediante Steve Martin solía decir: “Todos los inconformistas decid después de mí …”. Y con ironía similar el sistema ofrece a aquellos que no encajan fácilmente en la cultura dominante una opción alternativa: la Nueva Era, el Che Guevara, Emo, lo que sea. Sólo tienes que elegir entre una gama de rebeliones prêt-à-porter; cada una viene con su propia banda sonora, ideología, uniforme y posición política.

Y es que hay muchas trampas en el camino de convertirse en un individuo, y la mayoría de ellas son establecidas por el estado tecnocrático de control actual. Mientras nos pueda mantener como seguidores / consumidores y controlar lo que seguimos /consumimos, podrá predecir más o menos qué tipo de persona vamos a ser y dónde vamos a estar en un momento dado.

Después de todo, el estado tiene acceso a nuestros correos electrónicos, registros de búsqueda, registros escolares, registros médicos, facturas de tarjetas de crédito, cuentas bancarias, tarjetas telefónicas, sitios de redes sociales y mensajes de texto.

También sigue nuestros movimientos a través de cámaras de seguridad o usando nuestros teléfonos móviles como un GPS. Diversos estudios llevados a cabo sobre una ciudadanía desprevenida en el Reino Unido y los EE.UU. han revelado que somos en verdad muy predecibles. El profesor de física Albert-László Barabási, director del Northeastern’s Center for Complex Network Research, descubrió tras del seguimiento de 100.000 teléfonos móviles elegidos al azar que existe una tasa de previsibilidad del 93% de los movimientos de los ciudadanos.

“Hay una gran ausencia de personas espontáneas” – dictaminó Barabási- . “A pesar de las diferencias significativas en los patrones de viaje, se ha descubierto que la mayoría de las personas son igualmente predecibles. La previsibilidad representa la probabilidad de que se pueda prever el futuro paradero de un individuo dentro de una hora, basándonos en su trayectoria anterior”.

Como esto demuestra, se está monitoreando los latidos del corazón de la población urbana a través de las estadísticas a gran escala. Los signos vitales que están buscando son el consumo de la cultura y la previsibilidad. La solución que hemos hallado en el País de los Ciegos para contrarrestar los movimientos del estado orwelliano es la de reducir drásticamente el uso de teléfonos móviles.

Básicamente, utiliza la tecnología del móvil para tu provecho cuando sea necesaria y cuando no te importe ser interrumpido; de lo contrario, apágalo y mételo en el cajón, o saca la batería y guárdalo en su funda. Lo óptimo sería sacar la batería cada vez que se pueda, ya que incluso cuando el teléfono está apagado sigue transmitiendo nuestra localización en la red.

Los cambios a pequeña escala son importantes y marcan la diferencia. La acción tiene que comenzar en alguna parte.

Tuerto 9

Anuncios

¿La Unión por el Mediterráneo o El Mediterráneo para la UE?

Unión Por el Mediterráneo

“Todos lo habíamos soñado; ahora la Unión por el Mediterráneo es una realidad”. Nicolás Sarkozy, 2009.

Aunque realmente casi nadie sepa lo que es o lo que va a ser, este año La Unión por el Mediterráneo arrancó en Barcelona y representantes de los partidos políticos catalanes y españoles estaban presentes para celebrarlo.

Si nunca has oído hablar de ello quizás sea porque La Unión por el Mediterráneo (UpM) no es nada importante. Como los periódicos lo ponen en las páginas interiores en España y casi nunca aparece en los de EEUU e Inglaterra, es realmente comprensible que no sepas nada de ello o pienses que se trata de un ejercicio diplomático. Al contrario, la UpM no parece en absoluto trivial. Según las fuentes oficiales, la UpM es un organismo internacional constituido por cuarenta y tres países, que agrupa los estados de la Unión Europea, la liga Árabe y varios países de la costa mediterránea, incluso Israel y Palestina.

En Barcelona, quizá alguien crea que la UpM va a cambiar las cosas

La nueva sede de la UpM está en el Palau de Pedralbes y es probable, según todas las fuentes, que Barcelona sea la ciudad oficial de la UpM. Y si miras cuidadosamente por la ciudad, puedes encontrar las señales que sugieren que alguien en Barcelona ya sabe la importancia de la nueva Unión desde hace tres o cuatro años:

  • Cursos en las universidades y los colegios para adultos sobre el nuevo mercado de la Unión por el Mediterráneo. Por lo visto, el sector empresarial se está preparando aunque el público general siga viviendo en la inopia.
  • La construcción de cinco nuevos hoteles de cinco estrellas en el centro de una cuidad muy afectada por una reducción grave en el turismo.
  • La construcción de una nueva terminal en el aeropuerto del Prat de Llobregat y mucha especulación sobre cómo convertir El Prat en un aeropuerto “hub” (en un enlace internacional). Y con la ya mencionada reducción en el turismo, este aeropuerto no tiene otros motivos para requerir ninguna ampliación.

La Upm: ¿Qué podría significar para nosotros en el futuro?

Expansión de la UE

Suponiendo que la UpM será algo parecido a la UE – porque fue creado por la misma gente y parece un tipo de anexo audaz de esta – podemos fijarnos el ejemplo de los últimos cincuenta años del desarrollo de la Unión Europea para ver lo que posiblemente pase en el futuro de la UpM. La historia de la UE trata de un pequeño bloque de mercado común que se transformó en una burocracia eco-política que ahora, con el tratado de Lisboa, es más un estado supranacional emergente que una organización común de estados nacionales. En principio, los países más pobres de la Unión Europea recibieron muchas becas y beneficios, pero quizás con la UpM haya llegado su turno de pagar las ayudas para el desarrollo de los países pobres de la UpM – a través de los impuestos del trabajador medio – significando más impuestos para todos.

El caso de la independencia catalana

El hecho de que Barcelona fuese coronada capital de la UpM desafiará a Madrid en temas de importancia político-internacional y promoverá el concepto de la Europea de regiones donde las antiguas naciones empezarán a desaparecer y las regiones que cruzan las antiguas fronteras las reemplazarán. A largo plazo, esta tendencia hacia  el regionalismo podría significar el fin de la España contundente como la conocemos hoy, con la separación de Cataluña y el País Vasco.

El movimiento popular de independencia catalana entró en vigor el día diez de julio del 2010, con un manifestación de más de un millón de catalanes que prefieren ser vistos como una nación que ser solo otra parte de España. Además, muchos de los independistas de Cataluña ven la UE como una protección contra el gobierno y ejército nacional de España en caso de que Cataluña intentara establecer la independencia y declarar Cataluña una nación distinta a España.

Tal vez, el fin de España beneficiara a la UE no solo en su plan de una UE de regiones sino también en su lucha para salvar el Euro, que seguramente se vaya a pique si España termina como Grecia y no paga sus deudas. Así, si España se rompiera en regiones y dejara de existir, las deudas españolas podrían ser escondidas bajo la alfombra de la descentralización.

Más migración económica legal

La UE fomentó el movimiento de trabajadores de sus países miembro. El sector empresarial buscaba en su oferta laboral mano de obra barata y entusiasta. Como en los años noventas muchos polacos fueron a Inglaterra, Irlanda y Alemania para buscar trabajo, lo cual a menudo causó conflictos con los trabajadores nativos y los sindicatos. Con la UpM, quizá la gente de países donde se paga mucho menos que en Europa central podrá venir legalmente aquí y aceptar un sueldo y unas condiciones muy por debajo de lo normal por un trabajo concreto. Al fin y al cabo, podría significar una reducción en el nivel de vida para todos si queremos seguir trabajando.

El Estado Post-Democrático

La UE destruyó el concepto de democracia entre los estados miembros. En este momento, entre 70% y 80% de las leyes en los parlamentos nacionales vienen de la Comisión Europea. Las poblaciones europeas pueden votar solamente por representación en el Parlamento Europeo, que no tiene el poder de legislar. Supongo que esta tendencia continúa en los nuevos estados de la UpM.

Y la opinión pública caminando dormida (otra vez)

Como dijo el presidente francés Nicolás Sarkozy el año pasado en una cumbre en París, “Todos lo habíamos soñado: ahora la Unión por el Mediterráneo es una realidad”. Y tiene razón el presidente, pero son solo ellos, los políticos y los tecnócratas, los que están soñando con laUpM. Los demás solo están durmiendo.

Un ejemplo: El País (¿de los Ciegos también?)

Tuerto 9